Saltar al contenido

Cuadros Minimalistas

Cuadros Minimalistas

El minimalismo es un estilo de diseño de interiores que ha ido ganando terreno en los últimos años, por lo que incluirlo en las pinturas no es una excepción.

Así pues, ¿amas el estilo minimalista y estás en la búsqueda del cuadro perfecto que refleje este tipo de diseño? Si te gustan los espacios despejados, las líneas limpias o las formas atrevidas, este estilo podría ser para ti.

Además, si al igual que nosotros, aprecias el estilo minimalista, y deseas incorporar este estilo dentro de la temática de tus cuadros, entonces has llegado al lugar indicado.

Aquí te contaremos todo lo que necesitas saber sobre cuadros con estilo minimalista, en qué consiste este estilo en obras de arte, así como trucos para integrarlos en cualquier espacio de tu hogar u oficina.

¿Qué es el minimalismo?

Es estilo minimalista es un movimiento cultural nacido a mediados del siglo pasado, cuyas ideas se basan en el reduccionismo del modernismo.

Esto quiere decir, reducir los elementos del diseño a su esencia fundamental, a partir de formas geométricas, colores sólidos, y funciones más simples.

En el diseño de interiores de hoy, el minimalismo se trata realmente de crear un espacio simple que minimice el desorden y brinde una sensación de calma y paz. Lo mismo se aplica en los cuadros decorativos.

¿Qué son los cuadros con estilo minimalista?

¿Has escuchado la famosa frase “menos es más”?

Pues, los cuadros en este estilo se caracterizan por utilizar elementos básicos dentro de una paleta de colores armónicos, con una textura en la que se utiliza una variedad de materiales como la madera, el lienzo, la tela, la cerámica, entre otros, de una manera sencilla.

El estilo los cuadros minimalistas tienen que ver con la combinación de forma, texturas y colores en su estado más esencial o fundamental, deshaciéndose de lo sobrante o innecesario.

Es por eso que en estos cuadros no veremos unas imágenes muy ornamentadas o llenas de mucho colorido y formas, pero, aun así, son muy originales y modernos y lucen perfectamente en cualquier entorno del hogar, oficina o local.

Algunos cuadros resultan perfectos para para introducir un color acentuado en una habitación, por lo que, al ser diseños simples, no tienen porqué generar una sensación de aburrimiento. Incluso, algunos cuadros minimalistas brindan texturas increíbles que le inyectan más dinamismo al entorno.

Al mismo tiempo, los cuadros de estilo minimalista son capaces de crear una sensación poética, serena y soñadora. Cualidades ideales para espacios dedicados al esparcimiento, o para compartir con la familia, como en la sala del comedor.

Tipos de cuadros minimalistas

Veamos algunos de los tipos de cuadros con esta tendencia que dominan el mercado:

Cuadros abstractos minimalistas

Los cuadros abstractos de corte minimalistas muestran formas poco claras o imágenes curvas y poco definidas. Este estilo se debe a que representan nuestro espíritu de una manera esencial, cuyo significado solo podrá ser comprendido por el inconsciente de quien lo observa.

Son ideales para colgar en tu sala de estar o en un pasillo. 

Cuadros modernos con toque minimalista

El diseño de interiores con un estilo moderno es perfecto para armonizar con cuadros sencillos.

En ellos podemos encontrar las siluetas de ciudades, esculturas, figuras geométricas, o símbolos que podemos identificar fácilmente. También lucen hermosos en el salón principal o en el pasillo.

Cuadros minimalistas con manchas

También tenemos los cuadros decorativos en los que podemos visualizar manchas sencillas. Este estilo también transmite un sentido abstracto, que solo podría ser interpretado por la persona que se detiene a observarlo.

¿Cómo integrar cuadros minimalista en los ambientes de tu hogar?

Debido a que un espacio minimalista, por definición, no tendrá muchas obras de arte en las paredes, seleccionar las más adecuadas es un asunto importante y crucial.

Si deseas implementar un estilo minimalista en las paredes de tu hogar, seguramente querrás añadir una sola obra de arte en la pared, que de otro modo permanecería vacía, para proporcionar un toque elegante y sencillo en la habitación.

Podría ser un lienzo grande, pero a veces una imagen relativamente pequeña, en un marco negro simple, es igual de eficaz. Esto no quiere decir que debamos necesariamente, usar pocos cuadros.

Lo importante es saber dónde deben incluirse de forma correcta, pues los cuadros de temática minimalista suelen tener aspectos tan sencillos y relajantes, que su efecto se conecta con el ambiente de casi cualquier habitación o salón de la vivienda.

Trucos para encajar cuadros minimalistas en cualquier estancia

Ya sea que tu gusto por el diseño minimalista se aplique a toda tu casa, un lugar en concreto o simplemente deseas encajar cuadros de esta tendencia dentro de un estilo más dinámico o ecléctico, sigue estas recomendaciones para integrar tus pinturas como todo un profesional:

Limita tu paleta de colores

El minimalismo se aplica a todo, incluidos los colores. Los interiores completamente blancos son muy populares entre los minimalistas. Los grises y los matices de los tonos tierra también funcionan. La conclusión es que los colores neutros son lo mejor para ti.

Destruye el aburrimiento con un poco de textura

Si tu entorno está insertado en el estilo minimalista, resultará poco armónico que añadamos más minimalismo por medio de los cuadros. Para romper la monotonía y añadir un poco de variedad, selecciona un cuadro en donde predomine la textura.

Esto hará que tu espacio sea vibrante con un espíritu minimalista. Solamente, no exageres.

Establece el equilibrio a través de un punto central

Los cuadres son elementos que aportan equilibrios a los espacios de corte simple o minimalista. Por lo tanto, los cuadros relativamente grandes con colores vibrantes que contrastan con una atmósfera generalmente neutra, atraen naturalmente los ojos.

Selecciona cuadros con patrones o formas cuidadosamente

Para terminar, una buena idea es usar obras con figuras o formas geométricas. Sin embargo, es importante tomar en cuenta las reglas del color y las formas.

En este sentido, elije patrones geométricos simples, con colores neutros o monocromos. Cuantos menos detalles y colores, más adecuado podría ser el patrón del cuadro.